lunes, 26 de mayo de 2014

Chavs, chonis y clase obrera




  Hoy vengo a recomendar un libro. Esto no es una reseña ni una crítica o por lo menos no lo pretendo. El libro del que os hablo es Chavs.  La demonización de la clase obrera, de Owen Jones. Es un retrato riguroso, ilustrativo, de lo que significa ser clase obrera en el Reino Unido y cómo se ha ido demonizando a la clase trabajadora desde la irrupción del neoliberalismo con Margaret Thatcher y los siguientes gobiernos conservadores y neolaboristas. Es una obra de fácil lectura para los no iniciados en los ensayos (no deja de ser un trabajo periodístico), aunque a veces se pueda perder en datos, números y testimonios. Esto último, los testimonios, es lo que da cuerpo al libro y lo que hace quedarte con la boca abierta en numerosas ocasiones. Hablan afectados, obreros, trabajadores, pero también lo hacen políticos de distinta cuerda, periodistas y demás representantes de clase media-alta. 

  Chav es un término que se utiliza para denominar a una subclase dentro de la clase trabajadora, lo que en España vendría a ser un cani o una choni. ¿Alguien se sentiría orgulloso de sentirse clase obrera si desde los medios, los sucesivos gobiernos, etc. te están bombardeando constantemente con la zafiedad de esa subclase? Los chavs son vagos, maleducados, alcohólicos, violentos. Así nace el odio de clase, la demonización. Hace años la working class  era “la sal de la tierra”, ahora ha pasado a ser “la escoria de la tierra”. La clase obrera es un sitio del que escapar, no se puede estar orgulloso de pertenecer a ella. “Ahora todos somos de clase media”. ¿Os suena de algo? El proceso iniciado por Thatcher desde los 80 y los sucesivos gobiernos tanto conservadores como laboristas tienen un claro paralelismo con España, desde la “modélica Transición” hasta el desastre que vivimos. Owen Jones se centra en Inglaterra pero se podría explicar claramente lo que ha sucedido en España con tan solo cambiar nombres y alguna fecha. La desindustrialización, el paro subsiguiente, el cierre de minas, la derrota de los sindicatos, los derechos laborales más básicos se van al garete, recortes en educación, sanidad… 

  Objetivo conseguido. Trabajos duros pero bien pagados han desaparecido. El que conserva el trabajo tiene miedo a perderlo por la ausencia de sindicatos que velen por su seguridad. El que no tiene empleo sólo puede aspirar a algún trabajo mal remunerado en el sector servicios. Y todos ellos preocupados por la tan cacareada “ola de inmigración” que viene a quitarles el trabajo y las ayudas sociales. Caldo de cultivo para la extrema derecha, pues la clase trabajadora se siente huérfana de referentes de izquierda. El partido laborista, creado para defender los derechos de los trabajadores, cambió su discurso por uno más enfocado a las clases medias. Empleo y vivienda, reclamaciones básicas de la clase obrera, sustituidos por el derecho a emprender. Ya sabes, si no quieres ser un chav, choni o cani, has de emprender, ése es el camino.
  Demasiados paralelismos, ¿verdad? Del orgullo de pertenecer a la clase obrera, al colectivo, a querer huir de ella, al individualismo. Ambición, riqueza, pertenencia a la élite. Quien no sale de la pobreza es porque no vale o simplemente no quiere. Nos bombardearon con comprarnos un piso e hipotecar nuestra vida con sueldos de miseria y ahora que ya no se puede nos llenan la cabeza con emprendimiento. Nadie va a venir a ofrecerte trabajo, por lo tanto créalo tú. Olvídate de que “la clase política” vele por tus intereses, cuida tú de los tuyos. Discurso hegemónico de la burguesía, al fin y al cabo.

  No quiero desgranar nada más del libro. En mi opinión tiene algún que otro fallo, como el sobreuso del término “clase media” cuando podría utilizarse burguesía, y que en ningún momento se habla del colonialismo británico, pues el Reino Unido es el paradigma del imperialismo. 

  En definitiva, lectura recomendable para todo aquél que se denomine de izquierdas, accesible y certero retrato de la clase obrera inglesa y por extensión de la clase obrera occidental. Invita a reflexionar sobre el camino que ha tomado la mal denominada izquierda europea y las posibles soluciones. En palabras del autor, la obra es “una historia sobre la herencia de la derrota”. De nosotros depende convertirlo en victoria.

Dani @El_Taquillero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada