jueves, 26 de junio de 2014

El partido que dio origen a la Guerra de los Balcanes


El otro día viendo un documental sobre la antigua Yugoslavia me vino a la cabeza un suceso que se dio durante un partido de fútbol meses antes de que estallara la guerra de los Balcanes, demostrando el ambiente de crispación y la politización del deporte que había en la Yugoslavia de 1990.
Poniéndonos en situación, estamos en 1990, la URSS se está desmembrando y el Muro de Berlín hace menos de un año que ha caído, corren tiempos convulsos en la vieja Europa; no menos problemas encontramos en una República Federal Yugoslava crispada por la amalgama de nacionalidades y etnias que la forman.
En mayo de 1990 se celebraron elecciones en la mayoría de los estados federados de Yugoslavia, saliendo victoriosas las posiciones nacionalistas de cada uno de los estados en contra del “supuesto” comunismo que dirigía Yugoslavia. La segunda vuelta de las elecciones en Croacia fueron realizadas el 6 de mayo, saliendo triunfadora la Unión Democrática Croata de Franco Tudjman (partido que recogía aspectos ideológicos de los famosos Ustacha que colaboraron con la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial)
Los estados federados de Eslovenia y Croacia, viendo los resultados obtenidos en las urnas, rápidamente piden la reorganización de Yugoslavia en un estado confederado, dónde se respeten las nacionalidades particulares y hayan unas cotas de autogobierno más elevadas que hasta ahora. Sin embargo, desde Serbia, Slobodan Milosevic rechaza estas posturas nacionalistas minoritarias y defiende el “comunismo” impuesto en la República Federal yugoslava (realmente lo que no quería Milosevic era perder poder e influencia serbia en el gobierno federal de Yugoslavia, queriendo en un futuro no muy lejano formar una gran federación de los diferentes estados bajo una Gran Serbia, el gran anhelo histórico serbio).
Bueno, con todo contextualizado arriba, el 13 de mayo se celebra un partido de la liga yugoslava entre el Dínamo de Zagreb (croata) y el Estrella Roja (serbio) en el estadio zagrebiano de Maksimir con capacidad para 20.000 espectadores. 
Hasta varias horas antes de que el juego comenzara, habían ocurrido reyertas en las calles de Zagreb entre los ultras croatas del Dínamo de Zagreb, conocidos como los BBB (Bad Blues Boys) que eran ultranacionalistas croatas,  y los ultras serbios del Estrella Roja, conocidos como Delije (Los tipos duros), que luego formarían el grueso de las tropas paramilitares que combatirían en la guerra contra croatas y bosnio-herzegovinos (uno de los más conocidos fue Arkan y su Guardia Voluntaria Serbia, más adelante conocida como Tigres de Arkan). Se estima que 3.000 seguidores del Estrella Roja viajaron a Zagreb desde Belgrado, muchos de ellos dispuestos a provocar altercados.
Las aficiones llenaron las gradas del estadio, con los seguidores del Estrella Roja entonando cánticos nacionalistas tales como “Zagreb es Serbia” o “muerte a Tudjman”. Los Delije arrancaron asientos y los lanzaron contra seguidores locales del Dinamo. En el ambiente ya se percibía el clima de la guerra.
Cuando los hinchas serbios reventaron las vallas, los seguidores del Dínamo de Zagreb saltaron al campo para enfrentarse con los del Estrella Roja. En un primer momento la policía federal no actuó, pero ésta, que era de mayoría serbia, en vez de separar a las aficiones, rápidamente tomó partido y comenzó a cargar contra los seguidores croatas del Dínamo. Pero el entonces futbolista del Dínamo y no tan conocido todavía, Zvonimir Boban, de 21 años, vio como un agente de la policía apaleaba brutalmente a un hincha local del Dínamo. Boban fue hacia el policía y le golpeó con una patada voladora, derribándole y permitiendo al seguidor que pudiera escapar. Los seguidores del Dínamo comenzaron a corear "Boban, Boban" y a gritar "asesinos" cada vez que la policía cargaba contra los aficionados. Los BBB actuaron como escolta del jugador para que abandonara el terreno de juego sin problemas.
El césped quedó sembrado de piedras y escombros. Hubo 300 heridos. La tensión étnica llegó a un punto límite.
Me gustaría terminar con dos frases que dijeron dos jugadores después del partido:
Ahí estaba, un personaje público dispuesto a sacrificar su vida, su carrera y toda la fama que pude haber creado, todo por un ideal, una causa; la causa Croata”. Zvonimir Boban (considerado un héroe para la causa croata)

"Por entonces no creía que pudiese estallar la guerra en Yugoslavia. Después del encuentro, todo el mundo tuvo en claro lo que ocurriría". Dragan Dzajic, leyenda del futbol serbio.
os dejo un par de documentales por si alguien quiere ampliar información:

Jorge (Coronel Mortimer)

jueves, 19 de junio de 2014

La esperanza de un loco



El carmín se astilla al chocar mis labios con los tuyos, mientras exhalo un gemido, apagado, ronco, desde lo más hondo de mi alma, mientras mis manos surcan tu cuerpo con ansia, con brusquedad pero con miramientos, con vehemencia pero con delicadeza....mis huellas digitales se desgastan con el roce de tu piel mientras el sudor de nuestros cuerpos fluye libremente por la cama acompañado de otros flujos...un espasmo mientras me muerdes el labio, otro espasmo al fundir mi mano en tu pecho y un último espasmo al son de nuestras caderas, un aullido y la calma....el silencio, solo interrumpido por nuestras respiraciones arrítmicas, asincopadas....y un abrazo en la oscuridad, tenue pero protectora que se rompe por la llama juguetona de un mechero....una calada profunda y la brasa de un cigarro.

El humo baila a nuestro alrededor hasta que rompes el silencio para preguntarme que es lo que busco. Tras una breve pausa y una calada robada le contesto que sólo busco lo normal, conocer a alguien y poder desnudarnos juntos, sin máscaras ni artificios, sin humo y espejos, sin trampa ni cartón...busco inteligencia e inquietudes, nada de juegos y querer aparentar, busco que me enseñen día a día y que también aprendan de mi, busco que mis sueños sean compatibles con su realidad y viceversa, que no nos ahoguemos en un mar de incertidumbres y problemas sino que me deje ser el naufrago que se adentra entre los ríos de sus piernas y encuentra su salvación en su corazón, busco arar con mis manos su cuerpo, día a día, torpemente al principio para con ello labrar nuestra felicidad, busco quien me encadene tanto con sus palabras como con sus silencios, quien con una mirada me diga todo y nada al mismo tiempo, esa complicidad que se consigue con el tiempo pero que surge desde el primer minuto, esa compañía que nunca es tediosa ni asfixiante, esa confianza que uno se tiene que ganar cada día pero que no genera miedos cuando estás ausente, busco a alguien por quien valga la pena escribir su nombre en las estrellas y no tener que arrepentirme nunca de ello, busco una compañera para esta mierda de vida que nos ha dejado la corrupción y el desempleo, busco un apoyo en cada una de mis locuras, alguien con quien salir y poder cerrar el último antro de la ciudad y desayunar antes de volver a casa o simplemente quedarnos en casa viendo una peli y que las dos opciones sean igual de atractivas...en definitiva busco lo que todos, lo normal, lo imposible... lo que no me puede dar.

Así, pues, me marcho, deambulando por la ciudad en busca de ese ideal, y notando cómo mis pies se hunden en la brea de una ciudad cada día más marchita, más triste y solitaria, arrastrando los pies bajo una luna de plástico, con un corazón oxidado, mierda de perro en la suela y un paquete de ducados arrugado en el bolsillo, al son del tintineo de las litronas empujadas por un barrendero hastiado y gris, y aún así me marcho con una sonrisa idiota, pues lo último que pierden los locos es la esperanza.

 Ed McGuinness

miércoles, 18 de junio de 2014

Atado y bien atado

No, no hablo de la consabida frase de Franco. Ni de la que se nos viene encima con la coronación de Felipe VI "el preparado". Me refiero a cómo la derecha, la burguesía, la clase dominante, la casta, los de arriba (como queráis, elegid a vuestro gusto), lo tiene todo atado. Pero atado de cojones.

Hoy no nos pondremos filosóficos. No hablaremos de los medios de comunicación, ésos que "te harán amar al opresor y odiar al oprimido", en palabras de Malcolm X. Medios que crean héroes de la nada, modelos a seguir, princesas del pueblo y dioses balompédicos (el primer futbolero yo, no me escondo). Son los mismos que te dicen que Amancio Ortega y Juan Roig empezaron de la nada, los que te animan (casi te obligan) a emprender e hipotecarte, los que luego te "salvan" promoviendo la caridad "entre todos" y acaban riéndose de nosotros mientras nos tratan como a perros "callejeros".

A lo que iba. Todos los arriba citados lo tienen bien atado. Representantes de un sistema perfecto. Crea necesidades inútiles y nos da con qué satisfacerlas. Se inventa miedos e incertidumbres y nos ofrece soluciones. Si te presentan a tu igual como a un enemigo, tranquilo, acabarás compitiendo contra él. Gente que se supone ha de estar en tu equipo, resulta que es tu adversario. Divide y vencerás, de toda la vida. Ejemplos hay mil, pero pocos tan ilustrativos como el que me contaron hace poco.

El encargado de una empresa y algún que otro trabajador que ya los hubiera querido Julio César en sus ejércitos. Soldados obedientes, perros fieles siempre a las órdenes de su amo, capaces de vender a sus compañeros por un plato de lentejas. En esa empresa, según me cuentan, son tres o cuatro trabajadores los que, de alguna manera, molestan. Pero ése no es el caso. El caso es que los dóciles están a punto de jubilarse y se puede llegar a pensar que se comportan así por esa razón. Nein, ni de coña. "Siempre fue así", me dice el afectado. Un encargado que se cuadra cuando llega el que paga, al más puro estilo castrense. Mando intermedio que corre (pensaba que me tomaba el pelo al contármelo) cuando el superior se avista a lo lejos. Este personaje resulta que es enlace sindical, con la cuota pagada ¡oh, sorpresa! por el mismo que abona la nómina. "Empiezo a entender muchas cosas cuando oigo esto", le digo a mi interlocutor. Lo que me ha contado más de una vez, a saber: privilegios para los más cercanos, miradas de desaprobación, broncas "oficiales" humillantes sin presencia sindical, mensajes subliminales, vejaciones, desprecios casi a diario. "Tragas tanta mierda que rebosa por las orejas", me dice el chaval, apretando puños y dientes. Y, despidiéndonos mientras se levanta para ir al trabajo, culmina: "Esto afecta a toda la plantilla por igual, pero siempre está el coro de palmeros, pelotas rastreros y meapilas que piensan que algún día heredarán la empresa. Lameculos entusiasmados salpicando de mierda a los que están a su alrededor, sin darse cuenta de que somos carne de paro y despidos. Un numerito, no le importamos a nadie. Estamos jodidos", sentencia.

Atado y bien atado. Pues claro. Un nudo gordiano nos tiene bien cogidos por los huevos cuando el enemigo lo tienes casa. Esto no es exclusivo del chaval que he comentado. Esto es norma, lo he escuchado de boca de mucha gente. Más de un obrero vendido por el sindicato, compañeros chivatos, traidores al servicio del más fuerte. Familia y amigos se cansan de oírme: "te rayas por todo, joder, te rayas por nada", que diría Kase O. Así es, coño, así es.

Disculpad el lenguaje, lo siento, pero yo vine aquí a quejarme. Porque quejarnos es de lo poco que nos queda. Quejarse es un arte, mola y es gratis, o casi. Quejarse, protestar, despotricar y cagarse en todo lo cagable. A veces sirve de poco, pero te reconcilias contigo mismo. Hace que no pierdas las pocas esperanzas que albergas de que todo, o algo, cambie.

Por eso surgió la idea de crear este blog. Porque los aquí escribientes, a parte de inquietudes y frikismos varios, somos unos artistas de la queja. No hay día que no arreglemos el mundo y no nos quedemos con ganas de quemar algo o a alguien. Reuniones que te hacen recobrar el ánimo. Risas, vaciles, algún insulto y quejas, muchas quejas. Días chungos como el de hoy, ayer o mañana, en los que te ves hundido en la mierda por cuatro miserables, empequeñecen sólo con tener gente como tú al lado, hombro con hombro, sin imposturas, dispuestos a todo. Y, sobre todo, a quejarse.

Dani @El_Taquillero

domingo, 15 de junio de 2014

AIDA LAFUENTE

 



Joaquín Canto


                                                                                     ¿Qué sabes tú de Aida?
                                                                                     ¿Alguien te hablo de Octubre?
                                                                                     ¿De la revolución del 34?

                                                                                                                V.M San José


Quizás su nombre sólo acabe siendo el nombre de unas cuantas calles, es posible que el homenaje que cada año se le hace en Asturias nunca llegue a oídos del resto de España, que los poetas y cantantes que escribieron sobre ella no sean recordados por esos versos.

Pero yo quiero que ella forme parte de mí, quiero que sea parte de mi Historia, debemos recuperar nuestras señas, ejemplos de dignidad, de hombres y mujeres que lucharon por un mundo más justo, como ella, Aida Lafuente.

La Historia no se puede explicar si no entendemos el contexto en que se produjeron los hechos. En 1933 la II República cae en las manos de la derecha, y al descontento de los obreros por la lentitud de los cambios, se une el miedo, tenemos demasiado cerca los ejemplos de Italia y Alemania, como el fascismo se va abriendo paso.

El 5 de Octubre de 1934 se produce una huelga general que acaba materializándose en Asturias en una Revolución, los obreros y mineros asturianos se organizan y proclaman el Socialismo, quizás la última Revolución Social de Europa Occidental.

La revolución de Asturias fue duramente reprimida, se envió a sofocarla a los legionarios del Norte de África al mando del General Franco.

En este contexto aparece la figura de Aida, colaborando como enfermera o en las cocinas colectivas. El 13 de Octubre actuaba como enlace entre el Comité revolucionario de Oviedo y los grupos que controlaban el este de la ciudad.
En las inmediaciones de la Iglesia de San Pedro de los Arcos,  2 nidos de ametralladoras controlaban el avance de las tropas republicanas, cuando uno de ellos es inutilizado, Aida se hará cargo de la otra ametralladora, frenando, casi en solitario, durante un tiempo el avance.

Cuando las tropas republicanas llegaron a la posición de Aida, la leyenda cuenta que  le preguntaron ¿cómo te llamas niña? Y ella contestó “Comunista Libertaria”. Su cuerpo aparecería en una fosa común con 11 disparos en el cuerpo.

No hay acuerdo entre los historiadores sobre la edad de Aida, algunos dicen 16, lo más aceptado 19, ¿acaso  importa?, lo cierto es que estaba en la flor de la vida, con toda la vida por delante y que murió por conseguir un pueblo más libre y más justo. Pronto se le empezó a recordar como la Rosa Roja.

“Solamente nos quedan de ti cifras sombrías
o números horribles que nos muerden el pecho.
Apenas si sabemos que son 16 años
y once trozos mortales de plomo enfurecido,
como pájaros negros de metal insaciable,
los que te arrebataron, Aida Lafuente”.

El 19 de Octubre todo había acabado y el sueño asturiano se convirtió en pesadilla, con una represión atroz, prologo del golpe fascista.

Ya iniciada la Guerra Civil, su nombre sirvió para poner nombre a un batallón asturiano, fue utilizado para ponerle el nombre a una calle, con la transición también se hicieron intentos por recuperar su memoria, pero cuantas Aidas han pasado al olvido, cuantas Aidas no serán recordadas.

“Ella agitando su túnica roja
quiere salir de la tumba del viento,
quiere salir y llamarnos hermanos
y renovaros valor y esperanza,
y recordaros la fecha de Octubre
cuando caían las frutas de acero,
y estaba toda manchada de España
y estaba toda la novia de Octubre
y estaba toda la rosa de Octubre
y estaba toda la madre de España”.

Quiero acabar invitándoos a escuchar el precioso homenaje que el grupo asturiano Nuberu le dedico:





lunes, 9 de junio de 2014

Normandía: la invención



Bueno, la verdad es que tenía un par de temas bastante desarrollados para la siguiente publicación, pero ante la publicidad que se dio la semana pasada en los medios de comunicación sobre el 70º aniversario del Desembarco de Normandía, al final me he dejado llevar por la "pasión" que me genera este tema y he decidido compartir mi visión particular sobre este hecho histórico.
No es mi intención cargar el texto con fechas, tácticas militares ni hazañas de grandes personajes. Mi análisis versará sobre lo que supuso esta operación para el futuro de Europa y la revisión que se ha hecho desde occidente para “legitimarla como la Gran Cruzada por la Libertad"; algunos datos y fechas aparecerán para facilitar la comprensión al lector (de antemano pido disculpas si peco en exceso). Así que expuesto todo, allá vamos.
Como he dicho anteriormente, la semana pasada se cumplía el 70º aniversario de la Operación Overlord, más conocido como el Desembarco de Normandía, operación que marcó un antes y un después en el teatro de operaciones de la Europa de la II Guerra Mundial, pero ¿tan importante fue como nos han dicho desde los EUA?
En junio del 2004 ya asistimos a un empleo formidable de tergiversación de la historia al amparo del 60º aniversario del Desembarco de la mano de Bush, comparando dicha efeméride, con "la guerra contra el terrorismo" que estaba desempeñando entonces los EUA. La semana pasada le tocó a Obama, pero en el contexto ahora está Siria, Ucrania y todo el programa desarrollado por la NSA. Obama, como hizo Bush hace diez años, utilizó la memoria del soldado Ryan, para promocionar la receta made in USA: forjar un frente euroamericano contra el resto del mundo.
Tradicionalmente la historiografía pro-occidental ha contado que fue el soldado Ryan el que liberó a Europa del fascismo, que los EUA y Reino Unido salvaron al viejo continente de la Wehrmacht alemana, y que el desembarco en Normandía fue la gran acción decisiva (acción que, por contra, llegaba tarde, ya que Stalin venía pidiendo un "segundo frente" desde 1941). En mi opinión no fue así.
La derrota del nazismo no se produjo allí; la derrota del nazismo se produjo en escenarios como Moscú, Leningrado, Stalingrado, Kursk y la posterior Operación Bagration desarrollada por el ejército rojo en la zona de Bielorrusia durante el verano de 1944. Allí se produjo un choque ideológico, un choque entre dos formas de organizar la sociedad tan antagonistas que no había tregua ni cuartel. La guerra en el este era a vida o muerte (tanto para civiles como para militares).
A efectos de información y para argumentar mi opinión  diré que en el frente del Este, el Tercer Reich perdió 10 millones de soldados y oficiales muertos, heridos y desaparecidos, 607 divisiones fueron destruidas. Todo ello representa el 75% de las pérdidas totales alemanas en la Segunda Guerra Mundial. Por contra en Normandía los alemanes perdieron en torno a 300000 soldados entre muertos y desaparecidos.
Así pues, Normandía, responde al propósito de los EUA de tener una presencia en la Europa de posguerra, de poner freno de alguna forma a la expansión del ejército rojo que venía encadenando victoria tras victoria sobre una Wehrmacht en declive.
Pensar que los EUA actuaron como defensores de la libertad y democracia me parece un análisis simplista, y más cuando la Alemania nazi llevaba desde 1939 invadiendo Europa y hay que recordar que no fue hasta el 1941 cuando el Tio Sam entra en guerra tras Pearl Harbour.
El final es de sobra conocido por todos, EUA como primera potencia mundial, haciendo negocios para su propio interés en una Europa devastada por la guerra.
Por mucho que quieran edulcorar el mensaje, los EUA siempre actúan a lo largo de la historia por interés propio. Como ejemplo, unas palabras dichas por el entonces Secretario de Defensa Donald Rumsfeld en el 2003: “el viejo continente es a la vez próximo y lejano, modelo y antimodelo”

Jorge (Coronel Mortimer).

viernes, 6 de junio de 2014

Hellblazer: John Constantine del papel al digital

Hellblazer: John Constantine del papel al digital







Hace unos años colaboraba con una revista encargándome sobre el mundo del cómic, una de mis grandes pasiones, y desde este blog/cajón desastre voy a retomar un poco el tema.

Desde hace unos años el mundo del cómic ha invadido el mundo del celuloide, tanto de la gran pantalla como de la pequeña, llegando a tener un excedente de adaptaciones que puede saturar al público al mismo tiempo que hace que los que desde pequeños nos hemos sumergido en el mundo onírico de las viñetas estemos expectantes ante los próximos proyectos que fusionan dichos espacios de ocio, pero obviamente nunca llueve a gusto de todos y hay adaptaciones de cómics que lamentamos tener que haber visto en imagen real.

Un claro ejemplo fue la película, por no llamarlo directamente truño audiovisual, que perpetró en 2005 Francis Lawrence. Si, estamos hablando de “Constantine”, en la que Keanu “carapalo” Reeves destrozo el personaje de DC Comics John Constantine, de la serie “Hellblazer”.


video




De normal, cuando se intenta adaptar un cómic nos solemos encontrar con varios problemas, uno de ellos es la propia continuidad del personaje en el mundo del papel, me explico, suele ser difícil relatar una historia para una película de un personaje del que se lleva escribiendo varios años (Spider-man, 52 años o Superman, 76 años por poner dos ejemplos) y más cuando han llegado a tener incluso varias series mensuales a lo largo de estos años; otro problema con el que nos podemos encontrar es el de cambio de “origen” debido a cambios internos en la propia editorial... y aún así se han conseguido buenas pelis con ello, no como es el caso de “Constantine”.

Pues bien, empecemos a encauzar el tema, el personaje es un exorcista creado en 1987 por Alan Moore como personaje secundario en la saga “American Ghotic” de la serie “Swamp Thing” (La cosa del pantano, personaje que tampoco ha tenido fortuna con sus adaptaciones al cine) y poco después fue cedido a la editorial para protagonizar su propia serie, es pues en 1988 cuando de la mano del guionista Jamie Delano empieza esta, la cual en 1993 pasa a formar parte de la “Línea Vertigo”, una línea editorial de DC dedicada a publicar cómics para adultos. Desde 2011 y por un cambio editorial con intención de reiniciar y actualizar todas series incluyendo los personajes de la “anexionada” Wildstorm, de esta manera Constantine ahora forma parte de dicho “universo”, primero como líder de la serie “Liga de la Justicia Oscura” y luego ya como protagonista de su nueva serie “Constantine”, ambas en la línea editorial “La Oscuridad”.





Bueno, en esta caso servidor poco o nada puede hablaros de esta última etapa en el llamado Nuevo Universo DC (también conocido como Los Nuevos 52) en parte debido a tener que seleccionar mis lecturas debido a mi economía y en parte porque no ha despertado especial interés en mi (pese al atractivo de anteriores etapas), lo que si que os puedo decir es que el personaje que ha deambulado por por los cómics desde su creación hasta 2012 no tiene nada que ver con el de la película que nos quisieron vender, para empezar y obviando que el tipo es un hombre rubio inspirado en Sting (igualito que Keanu, pero bueno el color del pelo tampoco es para tirarse de los pelos, es un fumador empedernido que sufre cáncer (recomiendo encarecidamente leer el arco argumental “Hábitos peligrosos” de Garth Ennis), es un cínico con una moral bastante cuestionable y que se aprovecha de sus amigos y conocidos para sus propios fines, vamos, un bastardo en toda regla, pero es la personalidad del personaje, esa amoralidad y falta de escrúpulos que lo convierten en un antiheroe tan carismático, pues por desgracia no se refleja nada de esto en la película, además de la inclusión de “armas sagradas” algo totalmente fuera de lugar con el personaje original y como guinda del pastel al finalizar la peli se mete un chicle de nicotina en la boca...el colmo para cualquier lector del cómic.

Bueno, toda esta arenga que os he soltado es porque desde hace unas semanas pulula el trailer de la nueva serie “Constantine” producida por la NBC y con fecha de estreno para octubre de 2014, por lo poco que he visto pinta bien, y sinceramente peor que la peli no puede ser, quizás sea el primer lanzamiento de una serie ambientado en un personaje de DC que se aproxime a su origen en las viñetas, porque sinceramente y pese a sus buenas intenciones, ni “Smallville” ni “Arrow” son muy acordes al mundo del que proceden....así que solo nos queda esperar y ver como se plasma en las pantallas.

Ed McGuinness

video



jueves, 5 de junio de 2014

La despedida

Hoy es el día de decirnos adiós, para siempre. Ya no recuerdo el tiempo que hemos estado juntos, mucho tiempo, casi una vida. Te he querido, te he amado, mimado, te he cuidado todo lo que he podido. No creo que puedas tener queja, la verdad. Además, siempre has hecho lo que te ha venido en gana. No te ha faltado tiempo para estar con tus amigas, tan parecidas a ti, soberbias y orgullosas. Siempre ahí, todas juntas, en corro, que ni un alfiler cabía entre vosotras.Yo, contento de verte feliz. Tú, a la tuya siempre. Indiferente, inmóvil, de naturaleza callada, alzando la voz sólo para hacerme daño.

¿No te acuerdas? Hemos pasado por todo tipo de situaciones. Sí, ya sé que antes hubo otra, cosas de la niñez, supongo. Yo ni me acordaba, pero ahí estabas tú para recordármelo. Llegaste para ocupar su vacío, rompiendo lo anterior desgarradora y lentamente. Más madura y experta, dura como una roca. Eras todo fuerza. Yo lo fui asimilando poco a poco, cegado como estaba, sin apenas darme cuenta. Desde entonces, ni un día separados.

Los dolores de cabeza que me has dado no se los deseo ni a mi peor enemigo. Noches en vela, de los nervios; gritos y lágrimas ahogados en fármacos; llantos rabiosos por no saber qué hacer contigo. Me hubiera tirado por la ventana. Muchas, demasiadas discusiones, para qué lo vamos a negar. Y, no te olvides, siempre he sido yo el que ha dado el brazo a torcer. Me rebajaba y lo arreglaba, una y otra vez. Cuando salíamos de casa tras esos enfados todo el mundo decía: "qué bien que os hayáis arreglado", "al fin y al cabo hacéis buen equipo". Yo, cada vez más hundido y cabizbajo y tú ahí, orgullosa, reluciente. Qué cinismo el tuyo.

Mis reproches también esconden buenos recuerdos. Hemos viajado, siempre que la economía lo permitía. ¿El susto que me diste en París? Lo habrás olvidado, seguro. No pasa nada. Me quedo con los veranos de copas de helado, de noches en la playa con cerveza en la nevera. También con las largas tardes de café en invierno, fumando un cigarro tras otro, hablando de cualquier tontería. Si miro atrás veo muy buenos momentos. Comiendo pipas en la orilla de la playa, palomitas y chucherías en la sesión golfa, bocadillos imposibles de madrugada tras una borrachera. Lo pasamos en grande, es cierto.

Pero la historia toca a su fin. Lo he consultado con mucha gente, algunos amigos y familiares, y creo que lo mejor es que lo dejemos. Me cuesta mucho trabajo soportar tus puñaladas. Joder, es que ni un solo día puedo estar sin hacerte caso, te picas constantemente y yo ya no me siento con fuerzas para arreglar lo nuestro.

Te he cuidado lo mejor que he podido. Te pido perdón si no lo hice bien y no estuve a la altura cuando tocaba. Tal vez te dejé de lado en algún momento y por eso reclamabas mi atención a todas horas. ¿Ves? El maldito orgullo que me vuelvo a tragar. Pero se acabó, esta es la última vez, te lo aseguro. Hoy corto con esto de raíz, para siempre...

Riiiiiiing.
-Clínica dental, ¿dígame?

Dani@El_Taquillero